Informacion

El efecto de la postura sobre los músculos abdominales


La postura y los músculos abdominales son una calle de doble sentido, ya que una buena postura ayuda a fortalecer los abdominales, mientras que hacer ejercicios para aumentar la fuerza de los músculos abdominales también mejora su postura. Estar de pie te ayuda a parecer más seguro, más atractivo y con un mejor control físico de cualquier situación. Trabaja en tu postura para aumentar la fuerza de tus músculos abdominales, y pronto verás beneficios en otras áreas de tu vida.

¿Qué es una buena postura?

Una buena postura significa que te sientas o te paras con los hombros hacia atrás, los músculos abdominales retenidos y la cabeza alta. Agacharse se considera una mala postura, y crea la apariencia de que tienes menos confianza que cuando tienes una postura adecuada. Con una buena postura, los músculos centrales están comprometidos, lo que significa que están trabajando en todo momento. Su núcleo incluye no solo los músculos abdominales, sino también los de la espalda, las caderas, el trasero y la pelvis.

Importancia de la buena postura

Una persona con buena postura es más fuerte y menos propensa a sufrir lesiones que una persona con una forma inadecuada. Experimentará menos dolor de espalda cada día si tiene un núcleo fuerte y una buena postura. Esto se debe a que su columna vertebral se estabiliza de la manera en que debe ser, por lo que es menos probable que sienta dolor o se lastime haciendo las actividades diarias normales.

Postura y abdominales

Su postura se ve muy afectada por la forma en que maneja sus músculos abdominales. Pararse derecho requiere que tire de sus abdominales hacia su columna vertebral y los mantenga allí durante largos períodos de tiempo. Dejar que su estómago cuelgue libremente a menudo contribuye a una apariencia flácida y holgada. Estar de pie o sentado erguido es una excelente manera de involucrar los músculos abdominales para ejercitar el núcleo diariamente, sin apenas hacer nada.

Otras Consideraciones

El ejercicio es la mejor manera de fortalecer su núcleo y mejorar su postura. Mantener la espalda recta ayuda a fortalecer sus abdominales por sí solo, pero un entrenamiento de cuerpo completo que enfatiza todos los músculos en su área central hará mucho más por su postura con el tiempo. Intente hacer un programa de ejercicios que se centre en desarrollar los músculos centrales, como Pilates o yoga, al menos dos veces por semana durante 30 a 90 minutos por sesión.