Misceláneos

¿Cómo afectan los alimentos grasosos a la salud?


El pollo frito, las papas fritas, las pizzas grasosas, las hamburguesas y cualquier otro alimento que gotee aceite se debe consumir con moderación para evitar aumentar el riesgo de enfermedades y el aumento de peso poco saludable. Cocer al vapor, hornear o asar, asar y asar alimentos son opciones más saludables y menos grasosas para preparar comidas. Los efectos sobre la salud de los alimentos grasosos no solo dependen de lo graso que sea, sino también de si usa aceite saturado o insaturado.

Mayor riesgo de obesidad

Los alimentos fritos en aceite, a menudo llamados grasas cuando aparece en los alimentos, son más altos en calorías debido al alto contenido calórico del aceite. Por ejemplo, 100 gramos de pollo frito tienen aproximadamente 60 calorías más que 100 gramos de pollo asado. La "grasa" de los alimentos depende de la forma en que los cocine y de la cantidad de aceite que use. Usar solo un poco de aceite en una sartén para saltear la comida hace que la comida sea un poco grasosa, la fritura superficial la hace más grasosa, y la fritura profunda la hace especialmente grasosa y alta en calorías. Cuando comes más calorías de las que quemas en un día, tu cuerpo almacena la energía extra. Continuar con este patrón a lo largo del tiempo provoca aumento de peso, lo que puede conducir a tener sobrepeso u obesidad.

Ingesta reducida de nutrientes

Un estudio publicado en el "Journal of Zhejiang University" en 2011 encontró que freír brotes de bambú en aceite aumentó su contenido de grasa en más del 500 por ciento. Mientras tanto, redujo su contenido de proteínas y aminoácidos. Otro estudio publicado en la misma revista en 2009 encontró que, en comparación con todos los demás métodos de cocción, freír con aceite causó pérdidas significativas de vitamina C y clorofila en el brócoli. Debido a que freír alimentos disminuye sus niveles de micronutrientes, comer demasiados alimentos fritos podría causar una deficiencia de nutrientes.

Niveles más altos de triglicéridos y colesterol

Los alimentos se pueden freír en grasas saturadas o insaturadas. Las grasas saturadas, que son sólidas o semisólidas cuando se almacenan a temperatura ambiente, incluyen manteca, margarina en barra, manteca, aceite de coco, aceite de palma y aceite de almendra de palma. Las grasas insaturadas son líquidas a temperatura ambiente, incluidos los aceites vegetales y la margarina blanda. Si fríe su comida, es más saludable hacerlo en una grasa no saturada. Las grasas saturadas aumentan sus niveles de colesterol, mientras que las grasas no saturadas pueden mejorar los niveles de colesterol. La American Heart Association recomienda limitar su consumo de grasas saturadas a no más del 6 por ciento de su consumo calórico diario total para mantener niveles saludables de colesterol. En una dieta de 2,000 calorías, esto es aproximadamente 12 gramos de grasa saturada.

Aumento de los riesgos de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular

Debido a que el consumo excesivo de alimentos grasosos que se cocinaron en grasas saturadas aumenta los niveles de colesterol, su riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular es elevado. Demasiada grasa saturada hace que la placa se acumule en las arterias con el tiempo, bloqueando el flujo sanguíneo y poniendo en alto riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.